15 de mayo de 2010

Caminando con Dios


El Señor Jesús quiere que ustedes amados crezcan en los caminos de Dios, que cada día conozcan más de Él  y de su perfecta voluntad. 

Leer la Biblia diariamente: La Biblia es la palabra de Dios y todos los hijos de Dios necesitamos alimentarnos espiritualmente y este alimento lo obtenemos de su palabra. La palabra de Dios es aliento, espíritu y vida, busque revelación en su palabra a través del Espíritu Santo. En la Biblia encontrarás la voluntad de nuestro Padre y aprenderás más acerca de Él, así le conocerás mejor y comprenderás tu propósito en esta vida, que es adorarle en espíritu y en verdad, servirle como obrero aprobado por Dios, dando testimonio de Él, enseñando el Evangelio del Reino. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,   a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.  II Timoteo 3:16-17.

Orar todos los días: Amados orar es hablar con Dios, sabes podemos orar en todas partes, sin embargo es importante que durante el día aparte al menos una hora al día para estar en comunión con Él. El Señor desea hablar con usted. Cuando ore al Señor tenga presente siempre darle gracias por todas la cosas, pídale perdón por todos sus pecados, adórele porque Él es Dios, Él es digno de toda adoración, Él es su Creador y Él le ama más de lo que usted se pueda imaginar. “Orad sin cesar”. I Tesalonicenses 5:17.

Congregarse con otros hermanos: Cuando el Señor Jesús estuvo en la tierra y habito entre los hombres, Él iba a las Sinagogas y al Templo de Jerusalén muy a menudo para adorar al Señor y predicar su Palabra, se reunía en comunión con sus discípulos y les enseñaba el Evangelio Santo. Nosotros como seguidores del Mesías, como hijos de Dios debemos imitar al Señor y congregarnos para adorarle y servirle como Él quiere que lo hagamos, para tener comunión con otros hermanos en Cristo. Debemos asistir a una Congregación donde se predique la palabra de Dios en espíritu y en verdad, donde se ponga en práctica sus mandamientos y santas enseñanzas. “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”. Hebreos 10:25.

Confesar sus pecados: Cuando pecamos contra Dios o contra nuestro prójimo debemos inmediatamente confesar nuestros pecados a Dios y arreglar cuentas con la persona que hemos ofendido. Al confesar nuestros pecados a Dios  estamos diciendo que estamos de acuerdo con Él en que hemos hecho mal y decirle al Señor que reconocemos que hemos hecho lo malo y apartarnos del pecado. “Si confesamos nuestros pecados, él (Jesús) es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos (con su Sangre) de toda maldad”. I Juan 1:9.

Testificar a otros de Jesús con palabras y hechos: Todo hijo de Dios debe testificar lo que Jesús ha hecho en su vida y de cómo el Señor la ha transformado, hablar de Él, dar testimonio como testigos de su poder a otras personas, para que nuestro Padre Celestial sea glorificado por medio de nuestra existencia. Mantener el testimonio de Cristo en nuestra vida, solo así seremos ejemplo y podremos salvar a muchos. En una ocasión dije esto: “No es tanto lo que prediques de Cristo en tu vida, ni cuanto conocimiento y estudio tengas de la Biblia, lo que te define ser siervo,  sino como mantienes tu testimonio de él en tu vida. El testimonio es lo que le dice a los demás cuanto hay de Jesús morando en ti y el principal testimonio que debe haber en la vida de un convertido e hijo de Dios es tener amor por el prójimo”. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres”. Mateo 4:19.

Obedeciendo al Señor en todo: Un verdadero hijo de Dios, un verdadero discípulo del Señor sigue los pasos de su maestro, lo imita en todo. Hagamos lo que Él diga, seamos obedientes al llamado, al servicio con determinación y firmeza. “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos”. I Juan 2:3.

Ayunar es importante: En la Biblia encontramos muchos ejemplos de hombres y mujeres de Dios que ayunaban en obediencia al Señor. El ayuno debe hacerse con propósito. Ayunar no es solo abstenerse de comer, es la combinación de orar, no comer alimento alguno acompañado de la lectura de la palabra, la adoración y alabanza al Señor Jesús con acción de gracias y cantos. Dijo a sus discípulos antes de ascender a los cielos que debían ayunar buscando más de su presencia y comunión con Él. “Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán”. Mateo 9:15

El Bautismo en Agua: Es un mandato del Señor Jesús, el bautismo es símbolo de la muerte y de la resurrección del Señor. Bautizar quiere decir: sumergir, cubrir completamente con agua. Y que sea en agua es un ejemplo a seguir. Jesús fue bautizado y sus discípulos fueron bautizados. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Marcos 16:16. “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él”. Mateo 3:16. “Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados”. Marcos 10:39. “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. Romanos 6:4. “Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos”. Colosenses 2:12. “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. Mateo 28:19-20.

El Bautismo en el Espíritu Santo: Jesús bautiza con el Espíritu Santo y fuego, Él sigue bautizando a quienes han creído en Él y se lo han pedido. Es una promesa de nuestro Padre. Debemos ser guiados por su Santo Espíritu, andar en el Espíritu y nuestra vida debe estar llena de su poder, de su presencia, de su Espíritu. Llenados por fe cuando lo pedimos creyendo. “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. Hechos 2:39. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? I Corintios 3:16. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Juan 16:13. “El (Espíritu Santo) me glorificará (a Jesús); porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Juan 16:14. “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él (Jesús) os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Mateo 3:11. “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”. Hechos 2:4. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13. “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. Efesios 5:18. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. I Juan 5:14. “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”. Gálatas 5:16. “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”. Romanos 8:14.

La Adoración: Aquella que habita en el corazón del creyente, con tus palabras, nace de tu alma, tu adoras a quién amas porque sabes que eres su hijo, la manera de honrarle es glorificándole, exaltándole por su magnificencia. “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”. “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. Juan 4:23-24. “Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”. Efesios 5:19. “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales”. Colosenses 3:16. “Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo”. Salmo 33:3. “Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en el Señor”. Salmo 40:3. “Cantad a Jehová cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra”. Salmo 96:1. “Cantad a Jehová cántico nuevo, Porque ha hecho maravillas; Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo”. Salmo 98:1. “Oh Dios, a ti cantaré cántico nuevo;  Con salterio, con decacordio cantaré a ti”. Salmo 144:9. “Cantad a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos”. Salmo 149:1. “Regocíjense los santos por su gloria, Y canten aun sobre sus camas”. Salmo 149:5. “Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas”. Isaías 42:10. “Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación”. Apocalipsis 5:9 “Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra”. Apocalipsis 14:3.

Alabanzas: “Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz vosotros que en un tiempo no erais pueblo y que ahora sois el Pueblo de Dios, de los que antes no se tuvo compasión, pero ahora son compadecidos”. II Pedro 2:9-10. “Alaben su nombre con danza; Con pandero y arpa a él canten”. Salmo 149:3. “Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerdas y flautas”. Salmo 150:4…..

0 comentarios:

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »