28 de octubre de 2010

Hay Victoria I Y II




Hay Victoria

I Parte

2 Crónicas 20:1-30

Habrá su Biblia y busque el segundo libro de Crónicas específicamente el capítulo 20, leamos lo que dice la palabra de Dios.

La pregunta es ¿Cómo estas actuando tú, frente a la crisis que estas viviendo, en este mismo instante de tu vida?

Aquí el problema no son las pruebas, ni el ataque montado por Satanás y sus demonios, aquí el asunto es que el Señor sabe que eres débil y esta buscando que tu abras tu boca, para interceder ante el Padre por ti, ¡Oh, acaso no sabes que Dios se glorifica en medio de tus debilidades!

Las oraciones que Jesús hace por nosotros cuando estamos pasando crisis son para que te sostengas y te afirmes en el llamado, en el ministerio, en el matrimonio, en el trabajo, en tu finanzas, etc. ¿Yo no sé que cosa estas pasando ahorita mismo, no sé que tipo de ataque espiritual estas atravesando? El asunto es que ese ataque que vino a tu vida del mismo infierno a tratado de destruir tu vida, tanto físico, como espiritual y emocional, y te a introducido en una guerra espiritual seria, una verdadera batalla de fe.

¿Qué vas hacer con tu crisis? Gloria a Dios, por este día. Alabado, adorado, exaltado y magnificado sea su Santo, Santo, Santo nombre por los siglos de los siglos, Amén.

Hay palabra de Dios en este día, y habrá mientras el Espíritu Santo este en la Tierra con nosotros, porque estamos en el tiempo de su gracia. Recordemos que la salvación es por gracia, por la fe que tengas en Jesús el Hijo de Dios, ya no por obras, es gracia y fe solamente.

Pero Dios anhela que obremos para bien con los demás, “porque si recibiste de gracia da de gracia a otros”.

Estamos en este mundo para hacer la obra del Señor para serle fieles servidores y amigos.

Quizás haz caído en la desesperación, porque no sientes la presencia del Señor, pero quiero informarte que el Señor siempre ha estado allí. Ese silencio que experimentas es Santo, no lo descuides en la oración. Sí los descuidas Satanás se aprovechará para desanimarte, para introducir dudas, depresión, te hará creer que el Señor esta lejos de ti. ¡Pero tengo noticias para ti!

Levántate tu que duermes, y la luz de Cristo brillará sobre ti. Dios da estrategias a sus hijos, para que enfrentes a tu adversario.

Es hora de fortalecerse con la palabra de Dios, con el ayuno y la oración, esa es la única manera que saldrás de tu crisis, sea cual sea la que estés viviendo, cuando te sumerjas con Dios fuertemente, él te revelará cosas importantes que tienes que saber y te dará la estrategia para solucionar el problema actual.

Es importante que te sacudas del temor y el miedo, el enemigo ataca con esto para dominar y sugestionar. Recuerda que el campo de batalla de él es la mente, es primordial que mantengas la fe y tus pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo, nuestras armas no son carnales sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas y todo tipo de argumento que se invente el enemigo. El miedo y el temor te impiden ver el poder de Dios actuando.

No trates de solucionar tu crisis con la primera propuesta que se te presente, no intentes salir del problema con el primer consejo que te llega. Cuidado a quien estas escuchando. He observado que 5 minutos de distracción son suficiente para que el adversario te saque del plan divino de Dios, cuidado con quien te reúnes, con quien haces negocios, es hora de meterse con Dios en la cámara secreta, no actúes en la carne, mucha gente hoy día dice que Dios le ha dado sueño, revelaciones, profecía, visión y resulta que nada de eso es de Dios. Sí, estas atravesando una crisis, párate firme, sí allí donde estás, medita en la palabra, busca revelación del Espíritu Santo urgentemente.

Una de las armas que utiliza el adversario es la distracción ¡cuidado! ¡ojo con eso!

Una de las cosas que experimento Josafat fue el miedo y el temor porque se hallo amenazado por un gran ejército que venía en contra de él. Muchas veces estamos viviendo problemas en cantidad y te sientes como Israel rodeado por todas partes, a veces te sientes invadido en tu entorno tanto así que ya no tienes intimidad con el Padre en oración, a veces sientes como que el enemigo te tiene un franco tirador y te tiene en la mira y andas cubriéndote por todas partes y cuidándote de lo mínimo. O quizás sitiado.

Bien, cuando estamos viviendo una crisis ya sea en el plano económico, de trabajo, ministerial o de salud, etc. Tú tienes que saber que el ataque con el que te apuntan, la crisis que estas viviendo es para derribar tu FE. Sé preguntará ¿Y por qué esta pasando esto? Este tipo de ataque es para que renuncies a tus sueños, a tu ministerio, a todo lo que haz esta luchando hasta ahora y todo lo que haz logrado. Cuando uno es atacado en el área de la FE, es porque Dios esta interesado en llevarte a otro nivel, y ese proceso a muchos nos cuesta vivirlo y muchas veces forcejeamos con Dios. Mas sin embargo Dios permite este tipo de crisis en tu vida para demostrarte su poder y hacerte ver que eres un depósito de su FE, ¿Por qué lo digo? Para ser hijo de Dios, tuviste que reconocer que Jesús entrego su vida por ti para salvarte y al dar ese paso tuviste que tener un grado de FE, pero Dios no quiere que te quedes en ese nivel de Fe, sino que crezcas y experimente otras vivencias y seas instrumento de él para bendecir a otros.

Es hora de tomar la posición que Dios te ha delegado la de Hijo y vencer el obstáculo que ha estado estorbando, esa crisis que atraviesa tu alma, espíritu y cuerpo tiene que irse en el nombre de Jesús.

¿Qué hizo Josafat para enfrentar aquello?

Leamos los versículo del 5 al 11. Primero, el declaró como un acto de FE la palabra de Dios, recordando las promesas que el Señor le había dado a su pueblo y que dichas promesas están muy por encima de lo que nuestros enemigos dicen de nosotros.

En esta lectura Josafat oro a Dios y este le dio la victoria frente al ejército enemigo los moabitas. Versículo 12, leamos.

“! Oh Dios nuestro! ¿No los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos”.

Frente a una crisis no podemos estar hablando un lenguaje del mundo, es más sí ya eres hijo de Dios no te puedes permitir hablar como si estuvieras en el mundo, me refiero a estar declarando cosas negativas, derrota, desanimo, temor, miedo, fracaso, fin de todo, hasta aquí llegue, etc. tienes que hablar el lenguaje de FE.

Hasta cuando con la incapacidad que vives, es hora de entender que la guerra es de Dios, y que el pelea por nosotros. Sí él ha dicho que tienes la victoria, ¿Por qué perder el tiempo escuchando lo que podría matar tu FE? Tienes que alejarte de lo que quiera matar tu FE, no se puede estar perdiendo el tiempo en lo que no edifica, dos visiones traen división. Tú te tienes que mantener en una sola visión, y es la que Dios te ha dado, no importa lo que diga fulano, sultana y menganito. Escucha tu a Dios, oídos a la palabra de Dios, es al Espíritu Santo a quien tu tienes que escuchar y no a lo que dice el hombre. Cuidado con esos familiares que quieren es meterse en el propósito que Dios te ha marcado y atentan con sacarte de tu llamado.

“Sal de tu tierra y de tu parentela, a la tierra que yo te mostraré”, le dijo Dios a Abraham, hay parentela que quiere matarlo a uno en el espíritu, por algo Dios le dijo lo que dijo a Abraham, es que Dios es sabio, y su palabra es sabiduría, lumbrera a mis caminos, enseñanza y luz.

Cuando tú vienes a Cristo, tienes que comprender que aquí en la tierra eres extranjero, eres un peregrino y estas de paso, no puedes estar haciendo tesoros en tu carne, tus tesoros ahora son otros, manifestar el fruto del Espíritu, llevar el Evangelio, ser ejemplo en el trabajo, en la casa con la familia, etc. Si tu familia no te acepta como eres ahora, déjalos y sigue a Cristo, y no lo dije yo, lo dice la escritura, no permita que su familia le sea estorbo y tropiezo, la vida es una no la desperdicie Dios quiere que sea usted feliz en él y usted tiene que hacer lo que Jesús le ha mandado hacer, mi recomendación acerca de la familia, primero háblele de Cristo, sí insisten en seguir caminando en su vida fácil, déjelos y ore por ellos Dios se encargará de eso.

Ahora bien sí el caso es sobre cristianos carnales sea hermanos o familiares, la palabra es clara, no exponga su corazón, no ande con yugos desiguales, no todos son trigo, hay cizaña, busque hermanos y amigos que estén buscando a Dios en Espíritu y Verdad, allí hallará una familia real en Cristo. No pierda la esperanza, el Señor lo llevará.

No se resista al Espíritu Santo cuando lo mueva de un lugar a otro, o cuando vea cambios alrededor suyo, puede ocurrir que Dios le quite personas que no le eran de bendición y le ponga otras, no se afane por eso, el Señor tiene control de todo, él mejor que nadie sabe lo que usted necesita y de cada experiencia y vivencia usted aprenderá algo nuevo.

Sea obediente, en el versículo 16 y 17 “Mañana descenderéis contra ellos; he aquí que ellos subirán por la cuesta de Sis, y los hallaréis junto al arroyo, antes del desierto de Jeruel. No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros”.

Cuando decidimos obedecer a Dios, vendrá la estrategia y sabremos como vencer a nuestros enemigos. No todo el tiempo estaremos en pie de guerra y pelando, también hay momentos de quietud.

Esta lectura nos enseña tres cosas que apuntan a como enfrentar una crisis, la palabra dice “paraos, estad quietos, ved la salvación”, aférrese a estas tres promesas y experimentará su victoria.

Quiero hacer un punto de reflexión en este momento porque a veces pasa que necesitamos ordenar nuestra vida y quitar lo que nos esta estorbando en el proceso por el cual Dios nos hace pasar, ese orden traerá crecimiento tanto en lo físico, espiritual y emocional que tu necesitas, asumamos las pruebas con valentía, es justo y necesario.

Si hemos sido llevados a la soledad, es porque Dios quiere enseñarte algo. Hay cosas que nos acontecen, como guerras y crisis que resultan totalmente nuevas para nosotros y que no sabemos como salir de ellas, solo en la cámara secreta, en la quietud y en medio del silencio cuando hayas penetrado hasta su presencia lo sabrás.

A veces nada más, nos la pasamos viendo el estorbo, el obstáculo tu mirada ya no estará enfocada en la crisis, en el problema y la situación, ni en las distracciones de Satanás, ahora tu enfoque es Cristo el autor y consumador de la FE. Tu arma es la poderosa palabra de Dios, no pienses y ni declares derrota, no a la muerte, es tiempo de resucitar y revivir el Señor Jesús quiere entregarte en tus manos esa victoria es tiempo de pedírselo.

Josafat humilla su rostro, consulta y pregona ayuno, proclama la palabra de Dios frente a todos y ora, entonces el Señor se muestra y revela sus designios, les revela que hacer, es así como vencen a sus enemigos.La revelación de parte de Dios para ellos fue tremenda, y fue así como lograron la victoria.

Eso que no entendías antes, ahora lo comprendes mejor ¿Y que harás con esas huellas que quedaron? Serás punta de lanza, la palabra dice “Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar”.


Hay Victoria

II Parte


Dice la Sagrada Palabra de Dios que el Espíritu de Dios descendió sobre Jahaziel quién hablo de parte de Dios y dijo: “El Señor peleará contra ese ejército tan numeroso, así que no se alarmen ni tengan miedo”.

Hay batallas que son de Dios y él peleará por nosotros. Observe la recomendación que se le hace al pueblo de Dios en esta historia “No los ataquen, más bien quédense quietos allí, y sean testigos de cómo Dios peleará contra ellos”. Tremendo! Gloria a Dios por este mensaje.

Ellos no tuvieron que moverse, ellos eran unos espectadores solamente, sus ojos tendrían el gran privilegio de ver como Dios acabaría a sus enemigos. Así mismo les digo hermanos sus ojos palparan el poder de Dios y ustedes verán una “Victoria” que nunca antes experimentaron.

Mundialmente hay siervos y pueblo de Dios que esta sirviendo fielmente, gente que ni siquiera se conocen en un pulpito que trabajan para el Reino con dedicación, tras bastidores y encubierta, un pueblo que sorprenderá a muchos en el Reino de los Cielos, están atravesando circunstancias difíciles y hasta cierto punto inexplicables de manera que no saben lo que les esta pasando.

Más tengo que decirle que la batalla que usted esta librando no es un asunto que se resuelve corriendo de aquí para haya es más no lo haga. No corra por causa de esta batalla, la sofocante guerra espiritual que estas viviendo es porque haz tocado profundo en el Reino de los Cielos, estas impactando las mismas tinieblas, es porque estas detonando fuerte, es porque estas sirviendo con el fuego del Espíritu Santo. Este ataque se dio por motivo del nivel de Fe que estas ministrando, y el enemigo tiene determinado acabar con tu Fe.

Si usted es observador se habrá dado cuenta que no termina de salir de una batalla y entra en otra, como en escala, bien es porque el enemigo fue atacando por sectores de su vida y se dio cuenta que nada le funcionaba, que usted se mantiene fiel ante Jesucristo, ahora el quiere detonarle en la fe, pero dice la escritura “Yo he rogado al Padre para que no les falle la Fe” ¿Quién lo dijo? Jesús, Amén.


Quizás al igual que Job, Dios permita que pierdas cosas, “materiales”, quizás el enemigo a tocado tus emociones o la parte física o la económica. Mantén tu fe en el Señor y tu mirada dirigida hacia el Omnipotente que todo lo sabe y lo ve. Todo es parte del diseño divino de Dios, él permite el sufrimiento, la palabra dice: "Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria".

Hay guerras de fe que son momentos para buscar al Señor en adoración, ayuno y oración, no les hablo de una prueba sino de una guerra de demostración de fe en Jesucristo. Es confiar que él ha vencido el mundo.
Estoy hablando de tu Fe, esa Fe que mueve montañas y te lleva a lo que parecía imposible. Esa Fe que tuvieron los primeros judíos que conocieron a Jesús, como la mujer del flujo de sangre, Pedro en la pesca o la del centurión, etc. Esa Fe de creer en Jesús sin ver las circunstancias o lo que otros digan de ti, esa Fe de que a ti no te importa con el menosprecio, esa Fe que tu no necesitas ver para creer, a esa Fe me refiero.

Esta guerra que vives ahora es por causa de tu llamado y ministerio, es porque estamos viviendo tiempos diferentes y Dios esta levantando Primicias de Ministerios, lo nuevo, cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre son las que Dios ha preparado para los que le aman. Esto es “Bendición de lo Alto” tener una Fe así es una verdadera bendición porque puedes Operar en Milagros.

Al Reino de los Cielos solo podrás entrar por la Fe que tuviste en el Hijo de Dios “Jesucristo” y lo que lograste hacer para Jesús aquí en este mundo “que es hablarles a las almas de él, de lo que él hizo por nosotros, del arrepentimiento de pecado y salvación, predicar el Evangelio y dejarse usar por él”.

Cosa grande es estar sirviendo al Señor con su bendición y ser prosperados tanto en lo espiritual como en lo material, las otras áreas de nuestra vida.

Josafat sabía que estaba siendo bendecido por Dios, porque la guerra era del Señor y él pelearía por ellos. Entonces el Rey Josafat se arrodillo y puso su rostro en tierra y comenzó a adorar a Dios. Empezaron a cantar alabanzas a Dios. Josafat le dijo al pueblo “Confíen en Dios y en sus profetas, sí lo hacen así, todo saldrá bien y nada les sucederá”. Amén

Los cantores marchaban frente al ejército vestidos de trajes especiales y cuando empezaron a cantar “Dios confundió a sus enemigos”. Ese canto que dice “Demos gracias a Dios, porque el nunca deja de amarnos”. Dos puntos interesantes en esta historia, los cantores marchaban frente al ejército, es simbólico esto y se refiere a que uno es un arma en potencia cuando canta y adora a Dios. La confusión de los enemigos ocurre inmediatamente una vez que los cantores comienzan a cantar.

Parece ilógico, cantar en medio de una batalla y estar rodeado de enemigos que quieren es acabar con uno y destruirnos, cantar en medio de circunstancias serias y amenazantes, donde ya casi no hay ánimo, donde te sientes desmayar y claudicar. Cantar en medio de una avasallante guerra no es cosa fácil, es Fe, es creer en Dios, es confiar en él.

Es hora de entonar ese canto que tu espíritu ha reservado para este momento, es hora de cantar ese canto que tu alma ha guardado desde antes de la fundación del mundo para adorar al que vive por los siglos de los siglos y que dio su vida por ti. Es hora de cantar ese canto de “Victoria” que derramará confusión a tus adversarios, ese canto que viene de lo profundo de tu ser, es que tu alma anhela cantar y quiere que lo dejes salir, abre tu boca y canta, canta, canta no pares de cantar y adorar a Jesucristo, la “Victoria es tuya”.

Ese canto viene con unción, ese canto aumenta tu Fe, ese canto te lleva a la presencia de Dios, ese canto esta depositado en tu corazón, Dios lo coloco allí, porque sabría que un día como este lo entonarías para él. La bendición que haz recibido es para defenderte de tus enemigos, de tus adversarios, de esos truhanes y escarnecedores, para defenderte de esas lenguas lisonjeras, de esas moras con escorpiones, y espinos. Para defenderte de la murmuración y la crítica. Para defenderte de las deudas, de tus quebrantos de salud los cuales haz agonizado y han sacudido tu espíritu, al punto que sientes reventar y que ten han sacado lágrimas y noches oscuras de una soledad impenetrable. Para defenderte de esos ataques demoníacos, de espíritus humanos. El arma es el “CANTO” esa es la bendición que nuestro Padre nos da en esta hora. Tú no vas a pelear, es Adonay quien lo va hacer. “Así dice el Señor: Tú solo adórame en Espíritu y Verdad, canta para mí, alábame a mí”. Aleluya.

Adora a Dios con tu canto, porque él es digno de ser adorado, exaltado sea él, glorificado y magnificado sea él Todopoderoso de Israel, alabado sea el Señor, digno de suprema alabanza, adora en lenguas, canta en lenguas del Espíritu Santo. Adora al Rey de Reyes, gloria a su nombre, bendito sea él por los siglos, mi Jesús.

Y dice la Palabra de Dios en el versículo 24-25 “Cayeron derrotados nuestros enemigos, no quedo uno vivo, solo vieron un montón de cadáveres, regados por todas partes, no quedó nadie con vida. Entonces Josafat y su ejército fueron a despojar, apoderarse de las pertenencias de sus enemigos”.

Ellos encontraron gran cantidad de alimento, ropa y utensilios valiosos. Era tanto lo que había de ese botín que pasaron tres días recogiéndolo todo porque era mucho. En el cuarto día se reunieron en un Valle para bendecir a Dios por lo que hizo por ellos en “Beraca” Valle de Bendición.

A este nivel de Fe el Señor te llevará a su Valle de Bendición y serás prosperado hasta que sobreabundes. Tal fue la alegría de estos hombres de Judá y Jerusalén que al regresar felices a Jerusalén se dirigieron al Templo de Dios tocando arpas, instrumentos de cuerdas y trompetas.

La bendición de nuestro Padre Eterno es que los pueblos que te rodean “Temerán cuando te vean debido a la presencia de Dios en tu vida”.

Él nos defiende porque somos sus hijos, su real sacerdocio, su pueblo, ahora es tiempo de que entres en su reposo y goces de tranquilidad, y tendrás paz por todas partes porque confiaste. Es tiempo de quietud, de descansar en las promesas del Señor, de adorarle, de glorificarle, haz vencido a tus enemigos es hora de levantar bandera en el nombre de Jesús y alabarle. Paz.

La bendición del Padre es aquella que alegra el corazón y no añade ningún tipo de tristeza. ¡CANTA, CANTA, CANTA! No pares de Cantar y adorarle, abre tu boca y sigue Cantando, sigue alabando al Santo, Santo, Santo y poderoso Salvador de este mundo “Jesucristo”.

Bendiciones, “Hay Victoria”.

0 comentarios:

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »