6 de junio de 2011

II Parte: De la Caída, a la Redención


II Parte

Dios nos llama pecadores a través de las Sagradas Escrituras nos podemos dar por enterado sobre el asunto, Romanos 3:9-18, Salmo 14:2-3. La pregunta es ¿Por qué somos pecadores? Porque el pecado entró en la raza humana por un hombre su nombre es Adán. Cuando Adán pecó, nosotros pecamos con él, porque el es nuestro progenitor, Romanos 5:12.

¿Qué es el pecado original? Es aquel que esta relacionado con la rebeldía y desobediencia a Dios, Génesis 3, Romanos 5:19. Ante Dios toda nuestra justicia es como trapo de inmundicia, Isaías 64:6 y si no fuese por la misericordia del Señor no habría esperanza para la humanidad, I Pedro 1:3.

LA CAÍDA DEL HOMBRE

Para enterarnos de cómo fue que el hombre cayo en muerte espiritual, léase en la Biblia Génesis 3:1-20.

La Biblia nos enseña que los siervos de Dios siempre serán sometidos a pruebas y este fue el caso de Adán, la prueba de obediencia en él era necesaria. Otros que fueron sometidos a pruebas de obediencia y fe, es el caso de Abraham, Moisés, José, David, etc. El mayor ejemplo de obediencia lo aprendemos por el mismo Señor Jesús, Hebreos 5:8 “Si Dios no eximió a su Hijo de esta prueba, cuánto menos a nosotros”.

Revisemos Isaías 14:12-17, Ezequiel 28:11-19, II Corintios 11:3, Mateo 12:24, Apocalipsis 12:9. ¿Quién es el tentador? La Biblia nos habla de una forma clara sobre la existencia de Satanás. Examinando las porciones bíblicas Isaías 14:1-23 y Ezequiel 28:1-19 están dirigidas  al rey de Babilonia y al rey de Tiro, las palabras registradas en Isaías 14:12-17 y Ezequiel 28:11-19 definitivamente no pueden ser aplicadas a ningún ser humano. En estos pasajes bíblico los Profetas señalan a un ser espiritual maligno que induce al hombre a pecar. A continuación analicemos estos pasajes:

§  Satanás fue creado, Ezequiel 28:13,15

§  Estuvo en el Edén de Dios donde fue querubín grande y protector, Ezequiel 28:13,14

§  Peco por puro orgullo y envidia. Al verse tan hermoso quiso ser semejante a Dios, Isaías 14:13-14, Ezequiel 28:17. Ahora todo su odio y envidia es dirigido y se centra a los redimidos por la sangre de Cristo y todo es porque somos Hijos de Dios.

§  Su nombre era Lucero, que significa “porta antorcha” de ser  sello de la perfección termino convertido en espanto, Ezequiel 28:12,19

§  Tenía muchas responsabilidades entre las cuales estaba el gobierno físico del mundo. pero no permaneció en la verdad, Juan 8:44 y Dios lo echo del Cielo, por esta razón Satanás produjo el caos en la Tierra, Génesis 1:2. Después de esto el Señor ordenó la Tierra y colocó al hombre allí.

Una de las cosas que Satanás procura es el mal en la raza humana porque le tiene odio y envidia, tanto al Creador como a su criatura, quien siendo menor que los ángeles, El Señor la corono de gloria y honra, Salmo 8:4-6.

El diablo se disfraza como ángel de luz para poder engañar y ocultar su verdadera personalidad y así lograr sus malvados propósitos, obsérvese que en el Edén se valió de una serpiente para engañar.

Satanás ya ha sido juzgado y condenado al ser vencido por Cristo, Juan 16:11, Apocalipsis 20:10. Para él no hay redención porque el cayo tentado por él mismo.

Al examinar la caída de nuestros progenitores llegamos  a la conclusión de que la prueba era inevitable, sin embargo la caída no. Estudiemos estos ejemplos:

§  El tentador se presenta y tergiversa la palabra de Dios, este insinúa motivos egoístas en la prohibición divina. De esta forma el mostraba interés por el bienestar de ellos.  Confronte estos versículos Génesis 2:16-17 con Génesis 3:1.

§  Las palabras de Satanás lograron sembrar duda en Eva sobre la integridad de Dios. Una vez aceptado esto, él añadió al mandato divino para hacerlo parecer injusto, véase Génesis 3:2-3.

§  El diablo, el tentador acusa abiertamente a Dios  y lo acusa de ocultar sus verdaderos motivos al prohibirles comer del fruto del árbol del bien y del mal, más les asegura que comiendo de él, ellos serían como Dios, Génesis 3:4-5. 

§  El diablo con su astucia engaño a Eva, II Corintios 11:3 quien tomo del fruto y comió, además de que dio a su marido quien también comió. Adán no discutió ni con su mujer ni con la serpiente, el sencillamente acepto y comió. La Biblia señala que Adán no fue engañado, I Timoteo 2:14 “El había recibido el mandato divino tenía conocimiento de este y dominio sobre todo”.

§  El pecado entra por primera vez, a través de un deseo desordenado y malo, Génesis 3:6, ellos debían codiciar lo que Dios les había prohibido. Adán acusa a Eva de haberle hecho caer, y a Dios por darla como su compañera, Génesis 3:12.

§  Adán y Eva debieron estar agradecidos a Dios por todo lo que tenían, más ellos se empecinaron en lo prohibido. Sin embargo no supieron darle valor a las cosas que Dios les había dado, Salmo 103:2, Filipenses 4:11-13.

Todos nacemos con el pecado original, gracias a Jesús porque vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Génesis 3:1-6, I Timoteo 2:13-14, Romanos 5.12.

Los resultados de la desobediencia fueron terribles no solo para ellos sino a los descendientes, Génesis 3:7-15. Leamos estos ejemplos:

§  Nació en Adán y Eva un sentimiento de culpabilidad que los hizo esconderse de Dios, Génesis 3:7-8. A través de Jesús este sentimiento de culpabilidad es sanado.

§  El hombre tenía miedo hacia Dios, Génesis 3:10, sin embargo la Biblia nos manda a temer a Dios.

§  Las facultades del alma como la razón, los sentimientos, la conciencia y la voluntad quedaron corrompidas porque el hombre las uso para satisfacerse a sí mismo sin tomar en cuenta a su Creador. Pero al conocer el mensaje del Evangelio los seres humanos son guiados al arrepentimiento.

§  La muerte espiritual como la física pasaron al hombre, Romanos 5:12-15-17. Jesús es vida eterna.

§  El medio ambiente, la naturaleza  quedo afectada, Génesis 3:17-19, pero existe la promesa de liberación, Romanos 8:20-23.

§  Los dolores de parto fueron multiplicados, Génesis 3:16. Creemos que el plan de Dios fue que el parto fuera sencillo en la mujer.

§  El peor de todos los castigos fue quedar destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23, más gracias al sacrificio de Cristo podemos acercarnos confiadamente al Trono de gracia del Señor.

§  Dios maldijo a la serpiente, por dos motivos: para dejar en claro lo que le pasará a todo aquel que ceda su cuerpo al diablo y el otro motivo para hacer de ella un símbolo de las fuerzas diabólicas y mostrarnos lo que hará con ellas. Recordemos que la serpiente fue solo el instrumento que uso el diablo para ejecutar su plan.

El diablo siempre ha estado engañando y destruyendo a muchos, uno de sus anhelos es ser como Dios, más su soberbia ha arrastrado a multitudes porque ambicionan grandezas, él los ha inyectado con todo tipo de deseos malignos los cuales manifiestan envidias, codicias, pasiones desordenadas, avaricias y otras tantas cosas terribles. 

Es pecado desear lo divinamente prohibido, Mateo 5:27-30. Los creyentes debemos ser agradecidos con Dios por su gran misericordia porque el nos rescato de las tinieblas y nos trasladó a su reino de Luz.

0 comentarios:

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »